“Desde chiquitica yo me colocaba en el televisor a ver todas las reinas y le decía a mi mamá: ay mami yo quiero ser como ella y mi mamá me tomaba fotos y cuando yo le comentaba a mis amigos ellos me decían nombe tú no sirves pa eso. Pero desde chiquitica me encantaba lo del modelaje y lo del maquillaje, pero me quitaban esa idea y hoy me siento muy contenta. Es un sueño hecho realidad”.                                      

La historia de Carmen Verbel Ballestas en el mundo del modelaje comenzó a escribirse hace más de un año en la calle del cesar mientras ella ejercía su actividad como vendedora ambulante y sin darse cuenta hacía la que más tarde se convertiría en la venta de su vida  

“Íbamos por el centro con mi tía entonces yo iba gritando llegaron tarde, pero llegaron, entonces el señor Darío Valencia iba pasando y me vio y yo vendiéndole los pescaos y el viéndome a . Compró pescados de tres en dos mil y me dijo: yo tengo una boutique, yo arreglo modelos, pero yo todavía no sabía nada de eso”.  

“Yo siempre he estado detrás de una niña del color de Carmen. Acá tenemos carencia de modelos de ese tono de piel, y recuerdo que yo iba caminando por la calle del cesar cuando vi a la niña vendiendo pescado, una niña como con clase con un caminado de modelo y yo dije: esta niña es la que yo necesito y me le acerqué con la idea de comprarle algo, y le dije: mira soy Darío Valencia, soy diseñador y me encantaría hablar contigo y pasó el tiempo y yo bueno y esta niña qué se hizo” Darío Valencia   

Aunque Carmen siempre había soñado con ser modelo y esa parecía ser la oportunidad de su vida, sabía que además de las ganas era indispensable la preparación, por eso puso manos a la obra 

“Una amiga me dijo: ay imagínate que a mí me becaron, y yo le dije: ¿En dónde? Y me dijo: en una fundación porque estoy cumpliendo años y ahí hay modelaje y todo eso, y yo: ay que chévere y ella me llevó y ahí conocí al profesor Jheiton en la fundación arte pasión y cultura”   

Durante un tiempo tuvo que alternar su trabajo con su preparación en la fundación y meses más tarde, llegó el momento esperado  

“Me levantaba a las 5 am, alistaba los pescados, salía iba por Chiriquí, villa Jaidith, las torres, el centro. Regresaba y desayunaba y me iba para la fundación. Me iba preparando y un día hubo un casting y mi profesor me dijo: ¿Estás preparada? Yo le dije: yo nunca he ido a un casting, pero fui y ahí estaba el diseñador Darío valencia y él me reconoció. Me dijo: tú eres la que vendía pescado y yo: sí. Y ahí comenzó todo.  

“Yo un día estaba haciendo un casting y ahí apareció ella, venía ya con una agencia, había estado preparándose y me dijo: es que yo quería venir cuando estuviera preparada y supiera lo que era desfilar y hacer lo que usted necesitara” Darío Valencia    

Con su tono de piel, sus delicadas facciones, su belleza y talento Carmen Verbel cautivo a Darío valencia, a su profesor Jheiton y ahora sueña con ser mundialmente admirada y caminar en las mejores pasarelas  

“Mi sueño es estar en Nueva York, ese siempre ha sido mi sueño estar en las pasarelas vestida de moda” 

Carmen Verbel ballestas nació en Cartagena un  2 de septiembre del año 2002 y hace unos años llego a Valledupar en busca de mejores oportunidades como atleta  

Se radicó en la casa de su tía y ahí surgió la idea de poner en marcha el negocio de vender pescado para ayudar con los gastos, hasta que un día sin buscarlo, ni planearlo le llegó la propuesta de Darío Valencia. Hoy gracias a su persistencia, dedicación y las oportunidades que ha sabido aprovechar ocupa su tiempo y energías en lo que realmente le gusta.